Hábitos, formación y recursos para su aprendizaje en la infancia.

Para la Psicología y los Psicólogos el hábito es cualquier comportamiento repetido regularmente, que requiere de un pequeño o ningún raciocinio y es aprendido, más que innato.

PippaLally

Philippa Lally y sus colegas del University College de Londres (Reino Unido) han estudiado cómo se forman los hábitos en la vida cotidiana. A través de un estudio con 96 voluntarios publicado en la revista European Journal of Social Psychology, comprobaron que a medida que repetimos una acción o una elección (qué comer, qué beber, qué ejercicio practicar…) el automatismo aumenta, si bien el tiempo que tardan las personas en convertir un comportamiento en automático y no necesitar voluntad para llevarlo a cabo varía mucho, oscilando entre 18 y 254 días, aunque el máximo se sitúa en torno a los 84 días de repetición. El trabajo desmintió la idea de que saltarse un hábito que se está intentando adquirir un solo día interrumpe el proceso de fijación, y por lo tanto no hace falta en ese caso “volver a empezar”.

 dr-joe-z-tsien-pesquisador-responsavel-p

La formación de hábitos es importante nos hace la vida más fácil, tal y como publicaba el neurocienctífico Joe Z. Tsien en la revista Neuron, ya que estos proporcionan libertad y flexibilidad mental permitiendo hacer actividades con el “piloto automático” mientras el cerebro se concentra en asuntos más urgentes. Y según su investigación, en el proceso de convertir un comportamiento aprendido en un hábito automático juegan un papel fundamental los receptores NMDA de las neuronas dopaminérgicas del ganglio basal del cerebro.

Recursos para fomentar el aprendizaje de la adquisición de hábitos

No sólo se puede aprender la adquisición de hábitos en los momentos en los que se ponen en práctica éstos: el baño, la comida, la hora de dormir, etc. También se puede, a través del juego y aprovechando la necesidad de actividad lúdica del niño/a en estas edades, transmitirle conocimientos que le ayuden a secuenciar la puesta en práctica de un hábito, conociendo cuándo y en qué momento y lugar ha de llevarse a cabo, a aprender qué utensilios o herramientas necesita para ello… todo, mediante la utilización de diferentes recursos como pueden ser: canciones, poesías, retahílas, juegos, cuentos o programas infantiles educativos que traten sobre el tema que se quiera trabajar.
Un ejemplo puede ser esta canción de los Cantajuegos:


Habilidades básicas para la adquisición de hábitos

Para evitar posibles dificultades y obtener las máximas garantías de éxito, antes de emprender cualquier aprendizaje, es importante estar seguros de que el nivel de crecimiento y desarrollo del niño/a es adecuado para la adquisición del hábito.

Así, es importante que para su inicio el niño/a tenga adquiridas dos tipos de habilidades básicas: 

Habilidades de ejecución: relacionadas con la motricidad. Implican que el niño/a tenga cierta fuerza y aprehensión motriz en las extremidades superiores e inferiores y cierta coordinación manual y óculo-manual.

Habilidades de planificación: relacionadas con la cognición. Implican la comprensión y reconocimiento de las acciones que comportan cada hábito, de la secuencia en que se producen, del por qué de ese orden y del momento y del lugar en que se han de llevar a cabo.

 Fases en el aprendizaje de un hábito

El aprendizaje de un hábito pasa por diferentes fases:

  1. Preparación: supone analizar todos los aspectos que tienen que ver y posibilitan el aprendizaje; es decir, si el niño/a posee las habilidades necesarias para su adquisición, así como la adecuación del entorno y la disponibilidad de los recursos necesarios.
  2. Aprendizaje: en ella se enseña el hábito motivando al niño/a para que nos imite, ayudándole en su ejecución y dándole tiempo para que aprenda, analice y corrija sus errores.
  3. Automatización: supone la aceptación de la normativa implícita en el hábito; es decir, su ejecución y mejora. Se debe motivar (valorando la ejecución, exigiendo autonomía, analizando las dificultades…) la continuación de su adquisición más que ayudar a realizar la acción que se quiere convertir en hábito.
  4. Consolidación: implica la aplicación autónoma del hábito cada vez que la situación lo requiere. El adulto ha de evitar los refuerzos externos y la sobreprotección.
Anuncios

Acerca de juanchaconpsy

Psicólogo Clínico,Jurídico,Forense,Terapeuta Familiar,Psicoterapéuta,Criminólogo,Formador,Esp. RR.HH, Coach
Vídeo | Esta entrada fue publicada en Formación, Infancia, Información, Psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hábitos, formación y recursos para su aprendizaje en la infancia.

  1. Psic. Alma Araceli Ortiz Vega dijo:

    Gracias por compartir la información; vital para la formación de los pequez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s