Un psicoterapeuta poco conocido y muy interesante

Imagen

Harry Stack Sullivan (1892-1949), psiquiatra estadounidense, conocido por su teoría de las relaciones interpersonales, sostenía que el desarrollo de la personalidad y las enfermedades mentales son determinados básicamente por el juego de fuerzas personales y sociales, más que por factores constitucionales del individuo.

Harry Stack Sullivan es cauto, empírico, riguroso. Concibe al individuo como un “centro” de un conjunto de interacciones. Esas interacciones de algún modo “son” la persona, organismo en desarrollo, de cambiantes necesidades, que atraviesa a lo largo de su vida siete etapas de crecimiento: infancia, niñez, juvenil, preadolescente, adolescente, adolescente tardía y adulta.

Sullivan tiene del amor una idea similar a la de Fromm. Para él, las relaciones amorosas son la principal fuente de satisfacción de la vida humana. El organismo -dice Sullivan- es un homeóstato que se mueve entre dos polos de tensión absoluta: el terror y la euforia. La conducta humana está orientada a aliviar las tensiones que tienden a llevar al hombre hacia esos extremos. Hay otro generador de conductas: la ansiedad. Para Sullivan, las necesidades son específicas y pueden ser satisfechas; la ansiedad, en cambio, es general y no puede ser satisfecha del mismo modo. La seguridad es lo que nos permite relajar la ansiedad, y no se puede obtener seguridad sin ayuda del medio exterior. La satisfacción -o sea el cumplimiento de las necesidades- y la seguridad -o sea el alivio de la ansiedad- son los dos principales objetivos de los seres humanos. Una persona adulta, con una personalidad plenamente integrada, desarrolla formas de conducta que satisfacen sus necesidades internas y las exigencias externas de la sociedad. Nadie puede buscar su propia satisfacción -sostiene Sullivan- sin atender las consecuencias de sus acciones para los demás. Quizás sea ésta una de sus aportaciones más valiosas a una visión madura y equilibrada de la vida individual y social. 

Etapas en el desarrollo

La infancia.
que va desde el nacimiento hasta los 3 años, el niño pasa de depender de los adultos, a poder ejercer un poquito de su independencia: aprende a caminar, hablar a relacionarse con las personas.

La primera infancia, de 3 a 6 años es una etapa en la que niño comienza a relacionarse más con otros niños, juega y es capaz de comunicarse.

La preadolescencia, de los 6 a los 12años, durante esta etapa comienzan a pensar lógicamente, a prescindir de su familia y sus amigos toman importancia.

La adolescencia, de los 12 a los 20 años es una etapa de grandes cambios físicos, cognitivos y sociales. Aparecen las características sexuales secundarias- los adolescentes cambian de voz-a las chicas les crecen los senos , en ambos aumentan el pelo corporal, etc. comienzan a tener la capacidad para pensar de manera abstracta, y su grupo social cobra una gran importancia aumentando los deseos de independizarse de la familia

la edad adulta temprana:
de los 20a los40 años durante esta etapa las personas generalmente definen su carrera y deciden si quieren formar una familia .Los caminos que se toman en esta etapa marca la siguiente etapa .

la edad adulta intermedia: de los 40 a los 65 años durante esta etapa los adultos se encuentran criando hijos adolescentes y a sus padres ancianos. Por lo general su vida laboral ya está definida y al cansado el mayor éxito en el campo de la actividad que escogieron.

la edad adulta avanzada: de los 65 en adelante: en esta etapa las personas tienen que hacer frente a cambio en su vida laboral generalmente no pueden continuar realizando las actividades que hacían tienen que hacer frente a las pérdidas de amigos familiares y hasta su propia muerte.

El “sí-mismo” o “sistema del yo” (self system) es una configuración de rasgos de
personalidad desarrollados en la infancia para evitar la ansiedad y amenazas al autoestima. Es un sistema guía respecto a relaciones yo-tú, llamadas por Sullivan “integraciones paratáxicas”. Las formas como se desarrollan esas relaciones pueden hacerse rígidas y dominar los patrones de pensamiento del adulto, limitando sus acciones y reacciones respecto al mundo y cómo lo ve. Las consecuentes inadecuaciones de juicio se llaman “distorciones paratáxicas”.

Modos de experiencia

Prototaxico

Aparecen en forma de sensaciones, imágenes, sentimientos, estados de ánimo e impresiones momentáneas, que aparecen mientras dormimos y son inconscientes.

Parataxico

Experiencias pre lógicas aparecen cuando una persona supone que existe una relación causa efecto.

Syntaxico

Este pensamiento utiliza a los símbolos como fundamento.

Las personificaciones

A través de las interacciones sociales y nuestra atención selectiva o falta de atención, desarrollamos lo que Sullivan llamó “personificaciones de nosotros y otros”. Mientras los mecanismos de defensas pueden ayudar a menudo a reducir la ansiedad, lo cierto es que también pueden llevar a una mala percepción de la realidad. De nuevo, Sullivan cambia su enfoque fuera de Freud y más hacia un acercamiento cognoscitivo a la comprensión de la personalidad. Estas personificaciones son imágenes mentales que nos permiten entender bien a nosotros mismos y al mundo. Según Sullivan, hay tres maneras básicas en que nos vemos: el mal-yo, el buen-yo y el no-yo.  El mal-yo representa esos aspectos del ego que son considerados negativos y está por consiguiente oculto de otros y posiblemente incluso del propio ego. La ansiedad que sentimos es a menudo el resultado del reconocimiento de esa parte defectuosa en nosotros, como cuando nos revuelca un momento penoso o la culpa por  la re-experimentación de un acto del pasado. El buen-yo es todo lo que nos gusta de nosotros, representa la parte que compartimos con otros y que a menudo ponemos delante pues no produce ningún tipo de ansiedad. La parte final de nosotros, el no-yo, representa todas esas cosas que provocan tanta ansiedad en nosotros que no podemos ni siquiera considerarlas como una parte de nosotros mismos; se llevan nuestro mayor esfuerzo por evitarlas, se entierran en lo más profundo del inconsciente.

Obra

  • Conceptions of Modern Psychiatry (1947, repr. 1966)
  • Interpersonal Theory of Psychiatry (edición a cargo de H. S. Perry y M. L. Gawel, 1953, repr. 1968)
  • Schizophrenia as a Human Process (1962, repr. 1974).
Anuncios

Acerca de juanchaconpsy

Psicólogo Clínico,Jurídico,Forense,Terapeuta Familiar,Psicoterapéuta,Criminólogo,Formador,Esp. RR.HH, Coach
Esta entrada fue publicada en Psicología, Psicoterapia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s